sábado, 13 de agosto de 2011

La realidad educativa peruana *


Por Gustavo Flores Quelopana
Miembro de la Sociedad Peruana de Filosofía


Resumen


La Realidad educativa peruana es dramática porque está atravesada por varias crisis simultáneas, estructurales e irresueltas: económica, social, cultural y moral. A pesar de los avances reconocidos en el “Informe 2010 sobre el progreso educativo en el Perú”, elaborado por el Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe (PREAL), los adelantos educativos siguen siendo muy modestos y son todavía incapaces de transformar la sociedad peruana. 




¿Qué hacer ante tan monumental problema? No basta tener una visión de conjunto del fenómeno educativo, hay que actuar urgentemente a profundidad y sin cortapisas a nivel interno y externo del fenómeno educativo, y ello requiere un compromiso político de largo plazo supervisado y bien liderado. La necesidad de un esclarecido liderazgo educativo es un imperativo para superar las tradicionales tres visiones de la educación: económica, administrativa y tecnificadora. No obstante, el principal obstáculo en la formación de élites que lideren la imperiosa revolución educativa es el actual clima espiritual relativista, anético, nihilista y hedonista de nuestros tiempos posmodernos.


Preludio

La emblemática e histórica Universidad Nacional de Trujillo ha organizado el presente Ciclo de Conferencias Magistrales dentro de la XIV CONEED y me ha propuesto decir algunas palabras sobre la difícil y determinante cuestión “ La Realidad Educativaen el Perú”. Ante tan delicado cometido, señalaré concisamente, algunos convencimientos que he adquirido en mis reflexiones.


Introducción

La Realidad educativa peruana es dramática porque está atravesada por varias crisis simultáneas, estructurales e irresueltas: económica, social, cultural y moral.
A pesar de los avances reconocidos en el “Informe 2010 sobre el progreso educativo en el Perú”, elaborado por el Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe (PREAL), los adelantos educativos siguen siendo muy modestos y son todavía incapaces de transformar la sociedad peruana.
¿Qué hacer ante tan monumental problema? No basta tener una visión de conjunto del fenómeno educativo, hay que actuar urgentemente a profundidad y sin cortapisas a nivel interno y externo del fenómeno educativo, y ello requiere un compromiso político de largo plazo supervisado y bien liderado.
La necesidad de un esclarecido liderazgo educativo es un imperativo para superar las tradicionales tres visiones de la educación: económica, administrativa y tecnificadora.
No obstante, el principal obstáculo en la formación de élites que lideren la imperiosa revolución educativa es el actual clima espiritual relativista, anético, nihilista y hedonista de nuestros tiempos posmodernos.


El contexto presente

El contexto de la actual realidad educativa peruana puede dividirse en dos grandes partes: limitaciones y avances. Empezaremos por los avances para ir después a las limitaciones.
El informe de progreso educativo en el Perú 2010, elaborado por el Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe (PREAL), del investigador Martín Benavides, señala tres cosas:

CAMBIOS:
• en los últimos cuatro años es positivo el avance en el aprendizaje escolar, cobertura, formación, capacitación docente y profesionalización de la carrera magisterial y se han establecido, por primera vez, estándares de aprendizaje.
• y se han dado los pasos iniciales, es un cambio mínimo, pero en comparación con la situación de antes es una clara mejora..


DEFECTOS:
• la situación de la educación en el Perú sigue siendo dramática: 
• subsisten las inmensas desigualdades entre los estudiantes de áreas urbanas y los de áreas rurales, y entre los que hablan castellano y los de lenguas nativas.• el presupuesto del sector sigue siendo bajo con respecto al PBI (2,8% en 2008, igual que en 2003) y sigue lejos de la meta de 6% propuesta en el Acuerdo Nacional. El gasto por estudiante es uno de los más bajos de la región (es la tercera parte del de Chile).• El Gobierno no hizo nada para que los estudiantes de familias pobres accedan a una educación que les permita salir de la pobreza.


CLAVES. Se dieron tres elementos clave durante el gobierno aprista.

Inversión.- se ha tenido más recursos y ha podido invertir más, no solo en sueldos de maestros, sino en proyectos de innovación. 

Tecnificación.- se ha tecnificado la política educativa, ahora cada presupuesto se define en base a resultados. • Consenso social.- hay más consenso en la comunidad educativa sobre la importancia de la reforma de la carrera pública magisterial y la educación como herramienta de la inclusión social.
Ahora veamos las principales limitaciones de la educación peruana, las cuales son de índole externa e interna. Al verlas nos daremos cuenta que el Informe PREAL se queda corto. Entre las restricciones externas encontramos cinco cruciales factores:

1. Caída del nivel socio-económico-cultural. Resulta realmente espantoso que las tres cuartas partes de la población peruana esté desempleada o subempleada, no goza de planillas, gratificaciones, horas extras, vacaciones pagadas, seguros médicos y de desempleo, ni esperanza de una jubilación digna. Cabe anotar aquí, como había sido previsto por Vivian Forrester (1997), que el capitalismo cibernético está provocando la extinción del trabajo, haciendo que el desempleo de “coyuntural” se vuelva “estructural”. Esto explica, en parte, que la educación universitaria se haya vuelto en un negocio que especula con las expectativas laborales de la juventud, y que no proporciona soluciones reales a la ingente cantidad de graduados, maestristas y doctorados que no encuentran colocación en el mercado. Y este descenso del nivel social va de la mano con la decadencia cultural. El deterioro de la calidad humana en el Perú no sólo es terrorífico, sino totalmente indignante, inmoral e intolerable. No es extraño entonces que vivamos en medio de una “barbarie civilizada”, donde lo chabacano, vulgar y pérfido prospere y sea la nota dominante

.2. Desnutrición crónica y contaminación ambiental. Más del 50% de los niños menores de 5 años sufre desnutrición crónica y más de la mitad de las madres gestantes sufren anemia. Males concentrados en las en las zonas rurales de la sierra y selva peruana. Además, tenemos problemas medioambientales de contaminación de plomo en la sangre, gases tóxicos, ruido excesivo y envenenamiento de los ríos y mares por parte de las mineras.
Al respecto, hay que decir, junto con Moraima Montibeller (2008), que en un país con tan ricos recursos alimenticios andinos se debe recuperar las prácticas ancestrales de autosuficiencia alimenticia, no encontrándose así justificación para la desnutrición crónica. Y esto no es incurrir en ninguna utopía arcaica, ni en ficción ideológica alguna, tan penoso para Vargas Llosa, sino que es un reconocimiento de que la modernidad no tiene salida si no recupera el acervo cultural ancestral. De esta forma, antes que desterrar el analfabetismo se debe desterrar la desnutrición crónica, una casa no se construye desde el techo sino desde la base, y el ser humano que no se nutre no se puede educar. Todo lo demás es demagogia insulsa de políticos irrealistas.
Hay que darnos cuenta que, en lo que a alimentos se refiere, la cultura moderna está reñida con los valores tradicionales y se convierte en el verdadero obstáculo para rescatar la cultura alimenticia andina. Resulta verdaderamente grotesco y ridículo que hoy se ponga a la cocina peruana como lo más representativo de la cultura nacional cuando el 50% de madres y niños sufren desnutrición crónica y anemia. Pero la salud también es resultado de la acción educativa, como muy bien lo ha fundamentado Héctor Rodríguez Barboza (2010), haciendo que el paradigma biomédico “salud-medicamento” sea insuficiente y en su lugar se tenga que imponer el paradigma “salud-prevención”.
Niños desnutridos y contaminados tienen más del 70% el riesgo de tener retraso mental, beodez e imbecilidad. Yo me pregunto, entonces, qué democracia y educación puede realmente funcionar con tan graves índices de hambruna y contaminación ambiental. Esta realidad cruel, paradójica y dolorosa la sobrellevamos, sin embargo, con una sonrisa en el rostro. Y espero que sea de esperanza, cuando no de sed de justicia.


3. Deterioro Cultural. Llama la atención cómo la visión administrativa, económica y tecnificadora de la educación aproveche cada instante para hablar de valores, mientras que se hacen de la vista gorda ante el modo de vida individualista, egoísta, consumista y pragmática de la sociedad actual. Y el deterioro de nuestra vida cultural, como diestramente lo indicó Eric Fromm (1957), está presidida por los Medios Masivos de Embrutecimiento Social (televisión, internet, cine, publicidad, prensa, radio, revistas, etc.) que diariamente bombardean la mente de niños, jóvenes y adultos con estulticias, banalidades y mentiras que corrompen la inteligencia y la voluntad humana. La sociedad peruana está empedrada con medios de comunicación que se escudan en la “libertad de prensa” para divulgar los falsos valores. Quiero llamar la atención, por lo demás, que esta decadencia cultural no sólo es patrimonio nuestro -si hay algo nuestro serían los factores acelerantes antes señalados-, sino que afecta al clima espiritual del mundo actual.


4. Desigualdad social. En los últimos 10 años el Perú ha tenido un crecimiento económico sostenido y admirado por todo el concierto mundial, pero el empleo no crece al mismo ritmo, los sueldos y salarios no guardan un proporcionado crecimiento, la canasta básica familiar sufre un grave deterioro, las bonificaciones son de carácter temporal, o sea no son pensionables.
Siendo ya grave que sólo un tercio de la PEA tenga empleo, tenemos que los administrativos, cesantes y jubilados solo han tenido mendrugos. En la ley de la carrera Pública magisterial los profesores tienen el incremento de acuerdo a los niveles de carrera, previa aprobación de los exámenes respectivos.
En otros términos, en el Perú se ha incrementado la riqueza y aun cuando no somos en América Latina el país con mayor desigualdad social, sin embargo, los ricos se han hechos más ricos y los pobres más pobres. En el medio está la clase media profesionalizada o emprendedora que lucha con uñas y dientes para no descender en la escala social y presiona por una mejor distribución de la riqueza.
En este contexto, es sintomático que sólo se nos hablen del PBI, PEA, índice de exportaciones e importaciones, balanza comercial, superávit, divisas, etc., y se mantenga un silencio cómplice sobre índices de distribución de la riqueza, los cuales deben ser establecidos como metas bien definidas del Acuerdo Nacional.


5. Desintegración Familiar. Si la desnutrición crónica, la contaminación ambiental, el desempleo, la desigualdad social y la incultura afecta a la población en general, la desintegración familiar se ceba especialmente en la población urbana, que en el Perú llega al 70% de la población total. Crecen el libertinaje sexual, las madres solteras, padres irresponsables, aumenta el divorcio, se multiplica el aborto, la pornografía asedia, la falta de afecto de los hijos es gigantesca, los jóvenes se refugian en pandillas, se consagra el matrimonio homosexual, la sociedad se gansteriza y la familia se desarticula. Ahora no sólo los hijos carecen del ejemplo de los padres, sino que los propios padres quieren desembarazarse de su responsabilidad de ser ejemplo de sus hijos. Bien decía Confucio: “Se enseña con el ejemplo”.
Es difícil no llamar a todo esto la “cultura de la muerte”, porque de nada sirve el desarrollo económico y social, redistribuir la riqueza, el rol social de la empresa, sin afrontar el problema decisivo de la capacidad moral global de la sociedad respetando la ecología humana y natural. Y una de las principales víctimas de este desorden moral es la familia. No podemos guardar silencio a que la técnica alienta la visión prometeica, inmanentista y autosuficiente del hombre, sin someterlo a un riguroso uso ético. La familia junto al hombre de nuestro tiempo se deshacen, porque –como bien lo ha dicho Benedicto XVI (2009)- sin amor y verdad no hay desarrollo integral del hombre.

Entre las limitaciones internas vamos a mencionar 4 críticos elementos:

6. Insuficiente infraestructura. Todavía existen escuelas sin luz eléctrica, desagües e instalaciones de agua potable adecuadas en zonas rurales y amazónicas. Cuando por allí se debería empezar, más bien, la revolución educativa. Lo que sucede es que esas zonas no rinden votos políticos. Hay que decir también que es un maltrato a la salud de nuestros escolares que éstos tampoco cuenten con comedores decentes en las escuelas. Se debería implantar el almuerzo obligatorio en las escuelas públicas y privadas, en vez de esperar que éstos regresen tarde a sus casas para almorzar.Algo más sobre la infraestructura. Vemos actualmente grandes edificaciones en las universidades del país, pero como son hechas con criterio mercantilista, en vez de espíritu científico y humanístico, no cuentan con laboratorios equipados, presupuestos de investigación, revista institucional, gimnasio, comedores, ni bibliotecas actualizadas. En cambio se desperdicia energías en la lucha por llegar al rectorado, lo cual se convierte en una verdadera guerra por hacerse del botín.

7. Proliferación de las facultades de Educación. Las facultades de educación de las Universidades junto a Institutos Superiores Pedagógicos Privados proliferan de manera irrealista, desproporcionada y mercantilista. La sobreoferta laboral de maestros provoca un promedio de cien mil maestros titulados y desempleados. La sobreoferta promueve la corrupción de directores de las Instituciones educativas. 
Algo más sobre la universidad mercantilizada y deshumanizada. El aumento de las facultades de educación es inversamente proporcional al descenso estrepitoso de las horas de investigación. Prácticamente la universidad peruana ha conculcado al catedrático las horas de investigación, convirtiéndolo en un asalariado proletarizado más. La universidad no promueve ni financia la investigación, y cuando puede publica oportunistamente lo que con su propio esfuerzo el investigador solitario e independiente ha logrado.

8. Deficiente administración. Los concursos para profesores y directores de Instituciones Educativas, UGELes y DREs están atravesados por la corrupción. El mal ejemplo viene del propio Ministerio de Educación, el cual tuvo que afrontar una denuncia televisiva de mafias en la venta de textos escolares para recién actuar. Su inoperancia es flagrante. Y el Colegio de Profesores del Perú debería ser consultado permanentemente y no ser un convidado de piedra. El Ministerio de Educación es un elefante blanco, que lejos promover el liderazgo y la innovación sólo se concentra en la rutina burocrática de hacer cumplir normas. Lo dirigen políticos que relegan el criterio pedagógico. 

 9. Falta de motivación docente. En estas circunstancias no es raro que el docente de colegio y universitario esté desmotivado, sea ágrafo, no publique ni investigue, sólo se preocupa por repetir lo aprendido y sobrevivir para su propio sustento. En estas condiciones primitivas realmente resultan admirables que todavía se den entre nosotros verdaderos investigadores que aman con pasión el saber y el conocimiento. Pero por otro lado, el maestro desmotivado se convierte en un elemento doblemente pernicioso, porque dando fe de haber renunciado a su misión apostolar, denigra a la vez la sed de sabiduría y de crecimiento espiritual.
En una palabra, el contexto actual de la educación peruana tiene mejoras mínimas frente a grandes problemas que la cercan y la agobian, y en cuya solución se requiere de un enfoque edu-político, como expresaba el insigne maestro Emilio Barrantes (1993). Ante esta realidad educativa es importante plantearnos la pregunta de base: ¿Qué significa educar?


¿Qué es educar?

Se suele repetir con cierto facilismo y carencia de sentido crítico que la educación es:
• la base del desarrollo en cualquier país del mundo 
• generadora de conocimientos y destrezas intelectuales • el verdadero motor de cualquier política económica y social• capaz de crear desarrollo moderno y bienestar de la población
Muy bien, pero a estas alturas de las lecciones que nos ha dado la modernidad podemos decir que todo esto es un Mito. Y lo es no sólo porque sigue siendo un problema “cómo” y “sobre qué” educar, sino que la educación ha seguido siendo solamente “transmisora” de conocimientos adquiridos en vez de “creadora”.

En este sentido, la primera pregunta que debemos hacernos es: ¿cuál es la responsabilidad que le cabe a la educación mundial moderna en la debacle ecológica que se cierne sobre el horizonte? ¿En qué medida la tendencia de las visiones educativas disciplinar, psicológica, científica, sociológica e industrial han sido cómplices en el proceso de destrucción de la naturaleza?
También es necesario reparar que justamente son las naciones del Primer Mundo, que aparentemente ostentan una apreciable “calidad educativa”, los directos responsables de un Cambio Climático que parece irreversible.

Entonces, es necesario que nos preguntemos si verdaderamente la educación es la base del desarrollo en cualquier país del mundo. Indudablemente que lo ha sido dentro de un esquema que ha contaminado el planeta y ha convertido al ser humano en un medio para un fin externo.
Hemos llamado “desarrollo moderno” el convertir al Planeta en un gigantesco basurero. Y hablamos de “bienestar de la población” al sumir al ser humano en una ola incontenible de consumismo y hedonismo. Al desarrollo se le ha caído la careta, se ha descubierto como un mito, bien descrito por Oswaldo de Rivero (2001), y que surgió de la ideología del progreso.
En otras palabras, la educación mientras siga siendo “transmisora pasiva” de conocimientos se verá irremediablemente arrastrada por las corrientes ideológicas y el clima espiritual de la época que la desborda.

Sin embargo, la educación puede ser activa y por esencia debe serlo. Pues el fin fundamental de la educación no es aprender conocimientos y destrezas intelectuales, los animales también aprenden y en muchos casos lo hacen mejor que nosotros.
La Educación es evitar ser receptores pasivos de información, es generar nuestros propios esquemas conceptuales, nuestros singulares caminos de reflexión para descubrir el Bien, lo Bello, la Verdad y lo Justo. Conceptos que están totalmente fuera del alcance de los animales, que también aprenden y adquieren destrezas, pero que son incapaces de elevarse para tener sentimientos de solidaridad y nociones de universalidad.

En suma, la encrucijada del mundo de hoy nos exige una educación que encaje con una epistemología activa y solidaria, a partir de la cual se comprenda que nuestra interacción con el mundo es una incitación tanto a la Acción como a la Contemplación.
He aquí dos ejes claves para la transformación de la Educación: Acción y Contemplación. La primera recoge lo mejor del legado de la modernidad y la segunda lo más sobresaliente de la antigüedad clásica. Ambos ejes se fundan en la constatación de que el hombre es una criatura interpretante, hermenéutica, pero no siempre está interpretando, incluso tiene estadios de contemplación sin comprensión: lo extático, indecible, sublime e inefable.

Por ello, el hombre es una criatura finita pero plantada frente a lo Absoluto, es la inmanencia y trascendencia a la vez. De manera que por el lado Activo rescatamos al humanismo Renacentista y a Rousseau, como precursor de los llamados métodos activos, y por el lado contemplativo hacemos lo mismo con Sócrates y Platón y la escolástica, eximios precursores de la tendencia moral y trascendente de la educación.

En este marco, hay que insistir en la necesidad de asumir al hombre teórico, práctico, emocional y volitivo –como lo ha subrayado Víctor Baltodano Azabache (2010)-. Es decir hay que ver la realidad humana en todas sus dimensiones. Sólo así se iluminará un logos humano que tiene el poder de “conceptualizar”, pero a su vez de “simbolizar”, es decir, de aprehender lo inaprensible con imágenes metafóricas. Sin ambages, afirmo que mientras el concepto es útil para organizar y dominar el mundo, el símbolo y la metáfora lo son para establecer contacto con lo espiritual y suprarracional de lo real.


La realidad educativa por crear. 

Si lo que se requiere es una educación que encaje con una epistemología activa y solidaria, a partir de la cual se comprenda que nuestra interacción con el mundo es una incitación tanto a la Acción como a la Contemplación, entonces la realidad educativa por crear incidirá en que en vez de colocar al Estado o a la propiedad privada en el centro, hay que colocar al Hombre en comunión con la Trascendencia, como núcleo de su acción transformadora, y sólo así da lugar al mundo nuevo.

En los actuales tiempos de nihilismo postmoderno, la educación peruana atraviesa por una grave crisis que también afecta a la educación mundial, en medio de la cual se impone un modelo formativo mercantil y cortoplacista a través de una formación al servicio del consumismo.
Ahora bien, la verdadera educación liberadora nos hará ver que de poco sirve vencer la pobreza, desarrollar las competencias y el espíritu emprendedor si no desarrollamos una racionalidad humanista integral adaptada a las condiciones de nuestro tiempo y cuya categoría clave es el reconocimiento de la necesidad de trascendencia en la inmanencia.

Todo este malestar educacional que afecta las raíces de la civilización occidental, se traduce en que estamos frente a una sociedad que coloca al dinero y a la riqueza como el objetivo supremo de la vida. Lo cual la incapacita para llevar adelante un verdadero proyecto educativo.
Como máxima expresión de la cosificación humana la modernidad incumplida ha hecho del hombre materialmente más satisfecho pero no necesariamente más humano. Por eso, la revolución educativa que se requiere necesita de élites, para contrarrestar al mismo tiempo la rebelión de las masas y la deserción de las élites.


Conclusión

Educar es un maravilloso acto de creación instantánea de VALOR. Y el valor requiere acción para realizarlo y contemplación para captarlo. Pues, el verdadero educador es primero maestro de sí mismo y a partir de ahí se convierte en un mentor para recuperar la formación humana hacia los valores sempiternos del Bien, la Verdad, la Belleza y la Justicia.Muchas gracias


Bibliografía

Baltodano Azabache, Víctor. Filosofía de las ciencias, Ed. San Marcos, Lima 2010.
Barrantes, Emilio. Breviario de educación, Ed. Magisterial, Lima 1993.
Basadre, Jorge. Ante el problema de las Elites, Talleres Villanueva, Lima 1968.
Benedicto XVI. Caritas in Veritate. Carta Encíclica, Epiconsa, Lima 2009.
Fromm, Erich. El lenguaje olvidado, Hachette, Buenos Aires 1957.
Forrester, Viviane; El horror económico, FCE, Buenos Aires 1997.
Montibeller Ardiles, Moraima; Los alimentos en el mundo andino, Ed. Cuzco, Lima 2008.
Rivero, Oswaldo de; El mito del desarrollo, FCE, Lima 2003.
Rodríguez Barboza, Héctor. Escuelas saludables, Gráfica Libertad, Trujillo 2010.
Vargas Llosa, Mario; La utopía arcaica, J. M. Arguedas y las ficciones del indigenismo, FCE, Lima 2004.
*Conferencia pronunciada el jueves 11 de agosto del 2011 en la XIV CONEED organizada por la Universidad Nacional de Trujillo.

1 comentario:

alberto enrique delgado espinoza dijo...

Primeramente felicitarle a Gustavo Flores Quelopana por el esfuerzo de haber realizado esta investigación y al mismo tiempo la de publicarlo, actualmente es preocupante para todo maestro peruano, trabjar a dedicación exclusiva por un sueldo mísiro, definitivamente todo anda en función a la economía, entonces si el presupuesto del Perú viene hacer la tercera parte cómo podemos lograr estudiantes con preparación excelente, a esto se suma el maltrato de los últimos gobernantes, no solo económico sino social hasta el punto de humillaciones constantes, así el maestro estará motivado para seguir trabajando, no lo creo, en mi caso soy docente de educación secundaria que apenas mi sueldo llega a los S/. 1 000.00, no me pagan por maestría, por sepelio y luto, nos han bajado de nivel magisterial, tampoco han cumplido en pagar de acuerdo a ley por preparación de clases, así el maestro estará con ganas de trabajar y a dedicación exclusiva?